sábado, 11 de abril de 2009

Peces de Galicia: El Águila marina


El Águila marina (Myliobatis aquila) pertenece al grupo de peces de esqueleto cartilaginoso o Condríctios, constituidos fundamentalmente por rayas y tiburones.
El nombre de Águila marina le viene dado por su elegante forma de nadar, aleteando bajo el agua los extremos de sus aletas pectorales. En Gallego recibe varios nombres, aunque los más extendidos quizás sean los de Chucho y Ouxa, nombres con los que también se llaman, dependiendo de la zona, a otra especie similar, la Pastinaca (Dasyatis pastinaca).
La apariencia es la de una raya con una cabeza ligeramente prominente y un corto y redondeado hocico. Las pectorales son anchas y puntiagudas y presenta una larga cola con uno o dos aguijones venenosos. La coloración es marrón o negruzca dorsalmente y blanca en la parte ventral. Pueden alcanzar hasta 260 cm de largo y un peso de hasta 25 Kg aunque normalmente son más pequeñas, entre 50 y 110 cm.
Es una especie bentopelágica que habita preferentemente aguas poco profundas, aunque pueden llegar hasta los 200 m de profundidad. El período de gestación dura de 6 a 8 meses y cada hembra pare entre 3 y 7 crías ya formadas.
Se alimentan de crustáceos, moluscos y peces que viven sobre el suelo, los cuales busca excavando con sus alas y formando unos agujeros característicos en la arena. Se distribuye a lo largo del Atlántico este y el Mediterráneo.
Se capturan con diversas artes de enmalle y de anzuelo aunque normalmente se descartan por no tratarse de una especie comercial. Solo la podemos encontrar regularmente en los mercados del Adriático y de Túnez donde se comercializan las alas en fresco.
En Galicia aunque su carne no se aprovecha se les suele dar muerte tan pronto son izadas a bordo por el miedo que despiertan sus aguijones venenosos, aún cuando los marineros más benévolos “solo” le amputan la cola.
También son objeto de persecución por los cultivadores de bivalvos ya que son acusados de la desaparición de la semilla de almeja sembrada.

1 comentario:

Fininho dijo...

Hace una semana que me picó un chucho de éstos haciendo pesca submarina, me clavó el aguijón que tienen venenoso, como si fuese un escorpión. En 6 días que llevo todavía tengo la mano muy hinchada. Recomendaciones, para el que le pique, en el momento de la picada, poner en agua lo más caliente posible para calmar dolor, luego en el médico, antitetánica ( si no estás vacunado), antibiótico, antiinflamatorio y coriticoide. Es un dolor IMPRESIONANTE, y tarda más de una semana en bajar la infección. Doy fe.